Saturación de la realidad

Lucía Valencia 

 

Mediante la conjugación de soportes variables y técnicas que superan su creación recurrente, Lucía Valencia hace una declaración artística cuyo planteamiento central es una crítica a la  situación actual ante la pandemia por Covid-19. La artista cuestiona tres elementos que saturan  nuestra realidad reciente: la creciente generación de desperdicios, la sobrevaloración de objetos que evidencian la desigualdad socioeconómica y las fallidas estrategias políticas de salud pública. 

 

Los desperdicios que generamos de manera desmesurada son recolectados y alojados en grandes bolsas de plástico. Después de la minuciosa observación de estos objetos en las calles de Nueva  York, la artista hace una reinterpretación y revalorización conceptual, proponiendo que estos  objetos burdos con envolturas brillantes se extingan en un futuro próximo, convirtiéndose así en  objetos de deseo, incorporados como piezas de gran valor que son colocadas en cajas de acrílico  transparentes simulando los capelos para ser conservadas, expuestas y apreciadas por el público. 

 

Lucía cuestiona el valor de las obras de arte de fama mundial con escasa posibilidad de ser  adquiridas. En un acto subversivo, ella manufactura su propia versión indagando en la estética de  su forma abatida, como la aclamada pieza “Balloon Dog” color magenta de Jeff Koons, a partir de  la cual, la artista hace un retrato de la pieza sin aire y la ha titulado: “Ponché un Koons” poniendo en evidencia el vacío que la compone.  

 

Al rescatar algunos de los restos de carteles publicitarios del inicio de la pandemia, la artista  obtiene la materia prima para formar una serie de collages con la intención de desacreditar las  estrategias del gobierno al retirar estos mensajes de prevención. Lucía retoma la idea dadaísta de  colocar objetos no artísticos encontrados e incorporarlos como obras de arte para otorgar la relevancia necesaria al hecho histórico que estamos viviendo, una época de opresión en una  atmósfera política inevitable. 

 

Esta muestra reflexiona sobre la saturación de nuestra realidad ante una crisis mundial,  cuestionando el cúmulo de factores que desafían los límites de nuestra propia existencia.

 

Gala Marisa García Herrera
Curadora